Entrevista | Dean Cain, actor de cine

Dean Cain: «Dedicaba 18 horas al día a interpretar a Superman; tuve que renunciar a mi vida»

| | Ibiza |

Valorar:
preload
El actor de cine Dean Cain, en un asiento situado en el paseo de Santa Eulària.

El actor de cine Dean Cain, en un asiento situado en el paseo de Santa Eulària.

25-03-2018 | Adrián Moreno
«Dedicaba 18 horas al día a interpretar a Superman; tuve que renunciar a mi vida»Dean Cain: «Dedicaba 18 horas al día a interpretar a Superman; tuve que renunciar a mi vida»

Más de 20 años después del estreno de la serie Lois & Clark: Las nuevas aventuras de Superman y de congregar a millones de personas frente al televisor, Dean George Tanaka, más conocido como Dean Cain (Mount Clemens, Míchigan, 31 de julio de 1966), repasa en Ibiza su experiencia como actor de Superman como si el reloj se hubiera detenido, así como toda su trayectoria profesional mirando al presente y al futuro con un espíritu ambicioso a pesar de contar en su palmarés con 153 créditos, según IMDb. Cain es una de esas personas que necesita un café para activar cuerpo y mente, es corpulento, se esfuerza por hablar español sin dejar de lado su acento americano, lleva gafas de sol, viste cómodo, habla maravillas de su hijo, Christopher Cain, y no pierde la sonrisa. Durante la entrevista en un café de Santa Eulària le acompañan su suegra, Susan Torres, y su amigo Toni, quienes le miran atentamente por si no entendiera alguna pregunta. Suspira, da un sorbo a su café y toma la palabra.

—¿Qué misión le ha traído hasta Ibiza?
—Tengo una casa en Ibiza desde hace 15 años. La madre de mi hijo es de aquí y, entonces, cada verano y en diferentes partes del año estamos en la isla. Llevo viniendo 18 años.

—¿Qué es lo que le fascina de la isla?
—Mira, vivo en Malibú (California) y me gusta mucho la gente y la vida de ese lugar. Ibiza es muy parecida en ese aspecto, por lo que también me gusta mucho. La isla es para fiestas, pero también en plan familiar y tranquilidad.

—¿Le han reconocido en Ibiza?
—(risas) A veces sí, a veces no. Eso sí, nadie me reconoce cuando llevo barba o gorra.

—En general, ¿cómo le va la vida?
—Muy bien, con mucho trabajo y viajando por todo el mundo. Ahora soy actor en la serie Supergirl, colaboro en Fox News y estoy grabando películas como: Underdogs Rising, en China; o The Vault, en Kentucky.

—Usted se gana la vida como actor de cine, pero es cierto que de joven era jugador de fútbol americano profesional. ¿Qué ocurrió para pasar de repente del deporte de elite al mundo del arte?
—(afirma con la cabeza) Con 22 años sufrí una lesión que me apartó del deporte. Eso ocurrió justo antes de firmar por los Buffalo Bills.

—El fútbol americano no es lo mismo que el cine. ¿Cómo fue la transición de una profesión a otra?
—Antes de lesionarme solo pensaba en levantarme para ir a la escuela y entrenar con mi equipo de fútbol americano. Después, me pregunté: ¿qué puedo hacer ahora? Al final me decidí por el mundo del cine. Uno de los motivos fue que desde muy pequeño estaba bien influenciado por profesionales del cine: mi padre, director de cine, y actores de la talla de Sean Penn, Chris Penn, Rob Lowe o Charlie Sheen. Además, me gustaba mucho ver películas. Con todo esto fue muy fácil elegir mi nueva profesión y pasar del deporte al arte. Hacer películas es un regalo, aunque conlleva mucho esfuerzo y dedicación.

—El abc del cine lo tenía en casa: su padre.
—Sí, sí. Me ha ayudado bastante. Eso sí, cuando hablamos de que me quería dedicar a actor, él me dijo tres palabras: don’t do it (no lo hagas). Me avisó de que habría mucha gente pendiente de mí, de lo bueno o lo malo que fuera, de mi físico o de mi propia vida. Él quería que yo fuera escritor, y realmente lo soy pero aplicado al mundo cinematográfico.

—Año 1993. Su vida profesional y personal da un giro muy grande.
—(afirma con la cabeza) Así es. Tenía 26 años en ese momento. Era casi un hombre. Asistí al casting para interpretar a Superman. Todo Hollywood fue a probar suerte. Tres o cuatro semanas después me dijeron que me habían seleccionado. Fue una alegría muy grande.

—No todo fue color de rosa.
—Para nada. Dedicaba 18 horas al día de lunes a viernes, e incluso los sábados, a interpretar al personaje de Superman. Durante los fines de semana, también tenía que asistir a photocalls, entrevistas y/o debates. Era un maratón.

—¿Estaba preparado para tanto ajetreo?
—Es imposible estar preparado para todo esto. Por suerte, mi padre me dio buenos consejos para seguir adelante. Al final esto consiste en trabajar a diario, ya que lo del día anterior no importa. En la vida del actor lo más importante es saber quién eres tú. Hay personas que se pierden y acaban cayendo en las drogas o el alcohol y vendiendo su vida en los medios de comunicación. Las cosas más importantes para mí son: mi familia, mis amigos y mi país.

—¿Su vida la ha podido vender a precio de oro?
—Me han ofrecido mucho dinero por contar mi vida, pero me he negado rotundamente. Me baso en una línea: me niego si es para hablar de temas personales, mientras que acepto cuando se tratan otros temas que no tocan mi intimidad.

—Con tantas horas de trabajo no queda otra opción que renunciar a determinadas cosas de la vida.
—Así lo hice. Tuve que renunciar a mi vida. En ese momento me levantaba y me iba a dormir siendo Superman. No tenía tiempo para hacer otras cosas que quizás con más tiempo hubiera hecho.

—¿Mientras dormía soñaba que era un superhéroe?
—(risas) A veces. La verdad es que era difícil desconectar. Mi cabeza no paraba de trabajar.

—¿Guarda recuerdos de su etapa como Superman?
—¡Oh, no! No guardo nada de la serie de Superman. Tampoco tuve tiempo para recoger el material, ya que de repente decidieron finalizar la serie cuando parecía que iba a haber una quinta temporada.

—Objetivo: la quinta temporada de Lois & Clark: Las nuevas aventuras de Superman.
—La verdad es que me gustaría. La serie está inacabada, se han quedado muchas cosas abiertas que me gustaría cerrar. Ya han pasado más de 20 años desde ese momento.

—¿Cuándo cree que saldrá a la luz esta nueva temporada?
—Está en proceso, no hay nada claro. Lo que sí he pensado es que se podrían emitir unos cinco o seis episodios para explicar lo que quedó por hacer.

—La serie batió récords de audiencia. ¿Sintió presión en ese momento por la respuesta masiva de la gente?
—No... Lo único que quería era centrarme en trabajar día a día.

—Con tantas horas y esfuerzo, ¿no se planteó renunciar?
—Algunas veces me lo planteé porque quería disfrutar de mi vida.

—¿Qué le parece la evolución de Superman desde que usted se quitó la capa roja?
—En la película Batman v Superman: Dawn of Justice, el personaje de Superman lo encuentro muy oscuro ya que su principal característica debería ser la esperanza y la felicidad. A pesar de ello, el actor Henry Cavill lo ha hecho excelentemente. Me decanto más por la serie y la interpretación de Christopher Reeve.

—Usted mantuvo una relación con Teri Hatcher (Lois Lane) durante las cuatro temporadas que duró la serie de televisión. ¿Siguen manteniendo esa unión en la vida real?
—Sí, hablamos de vez en cuando. El pasado verano fuimos a Australia, donde nos volvimos a ver después de 20 años.

—¿Mola ser bueno en el cine?
—Unas veces sí, otras prefiero interpretar a personajes con un punto de maldad como hice en la serie Criminal Minds. Cuando eres actor quieres hacerlo todo.

—Ibiza es utilizada por muchos directores de cine. ¿Usted ha pensado en rodar algún film o inspirarse en la isla?
—No, pero no sería mala idea. Si escribiera una película con Ibiza como protagonista, se basaría en el amor.

—Y Superman... ¿vendría a la isla de Ibiza?
—Sí... pero la vida de Superman está en Metrópolis. Quizás podría venir de vacaciones (risas).

—¿Le interesa la política?
—(risas) Es posible. Participo en Fox News para hablar de temas relacionados con la política.

—Elija: Mariano Rajoy o Donald Trump.
—Me gustan las políticas de Donald Trump, aunque no defiendo lo que afirma en Twitter. Desde que está Trump, las leyes han mejorado bastante. Y prefiero a Mariano Rajoy antes que Zapatero.

—Un tema de actualidad en Estados Unidos (EEUU) es el refuerzo del control de las armas. Grandes marchas han clamado por un mayor control tras los trágicos acontecimientos sucedidos.
—Es muy difícil comprar armas en Estados Unidos. Yo llevo pistola, pero se usarla correctamente. En los centros escolares no se pueden entrar armas; es terrible cuando hay tiroteos como el ocurrido en un instituto de Parkland. Creo que no habría que aumentar la edad para tener armas, ya que ahora se pueden obtener a partir de los 18 años, una edad a la que ya eres adulto e incluso puedes ir a la mili. Por ejemplo, en Israel hay bastantes armas y no se registran tiroteos en colegios. Este país cuenta con una seguridad buenísima, en contra de la que carece EEUU. Mi país necesita mejorar la seguridad en lugares como los centros educativos.  

—Terminemos con dos respuestas breves: mejor/es actor/es y mejor/es película/as.
—Christopher Reeve y Denzel Washington, como mejores actores; El Padrino I, El Padrino II y It’s a Wonderful Life, como mejores películas.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.