EDITORIAL

Solidaridad desbordada con Mallorca

Ibiza |

Valorar:

La presencia de los Reyes ayer en Sant Llorenç de Cardassar, como centro de la comarca del Llevant de Mallorca devastada por la riada del pasado martes, ejemplifica el apoyo de toda la sociedad con las víctimas del desastre.

Don Felipe y doña Letizia han conocido de primera mano la sensación de impotencia de los afectados, el dolor provocado por las pérdidas de seres humanos y el formidable esfuerzo del amplio dispositivo técnico que trabaja sobre el terreno para que, poco a poco, la pesadilla quede atrás y la normalidad regrese a las localidades afectadas.

Mientras, las brigadas se afanan en rastrear todos los indicios y pistas que permitan localizar al pequeño Artur.

Ayuda anónima

El apoyo institucional que ya se ha puesto a disposición de los vecinos, imprescindible a todas luces, se ha visto desbordado por el masivo apoyo de miles de ciudadanos que se movilizaron ayer hasta Sant Llorenç de Cardassar y otras localidades para sumarse a los trabajos de limpieza.

La respuesta ciudadana ha desbordado la capacidad de gestión de tantas manos dispuestas a ayudar, hasta el punto de pedir que se canalizasen hacia las necesidades más perentorias, como son especialistas en reparaciones eléctricas o de fontanería. En estos momentos hay que buscar la máxima eficacia.

El Llevant tiene que volver a levantarse cuanto antes. También son innumerables las entidades dispuestas a colaborar económicamente con la comarca.

La lección del desastre

Don Felipe y doña Letizia enfatizaron, al final de su visita, la enorme muestra de solidaridad que ha supuesto la tragedia del Llevant. Mallorca y la sociedad balear en su conjunto pueden sentir orgullo de haber sabido dar lo mejor en las horas en las que el cielo se abrió, incluso con intervenciones heroicas que poco a poco van conociéndose y que son un auténtico ejemplo de valor y altruismo.

Esta es, quizá, la única conclusión positiva después de tanta devastación. En momentos tan duros, es necesario ayudar a quienes más lo necesitan y, por ello, Periódico de Ibiza y Formentera, Última Hora Mallorca y Diario de Menorca ingresarán 0,50 céntimos de euro de cada ejemplar vendido de su edición de hoy en las cuentas habilitadas para los damnificados por la tremenda riada.