EDITORIAL

La necesaria reforma del viejo Can Misses

Valorar:

El viejo hospital de Can Misses será finalmente reformado. El Govern balear ha aprobado destinar a las obras del edificio J un total de 3.770.588 euros. Los trabajos se prolongarán un año y servirán para acoger un centro de salud, la reforma de dos plantas de hospitalización polivalente, más habitaciones para los familiares de pacientes desplazados desde Formentera, sala de autopsias y depósito de cadáveres, instalaciones de la Fundación Banco de Sangre y sede de las asociaciones.

Se trata de una medida muy necesaria para mejorar la asistencia sanitaria de la ciudadanía de Ibiza, bastante maltrecha en los últimos tiempos y cuyo máximo exponente es la excesiva lista de espera quirúrgica, con el tiempo de espera más alto de toda Balears para una operación.

Más camas

Aprobada la reforma del viejo hospital de Son Dureta en Mallorca, tocaba el turno a Ibiza, donde el paso del tiempo amenazaba con incrementar aún más el coste de la reforma del viejo Can Misses, echado a perder y sin ninguna utilidad hasta ahora desde la puesta en funcionamiento del nuevo y mal construido centro hospitalario insular. La reforma dotará de más camas de hospitalización sociosanitaria y necesariamente habrá que proveer de más profesionales sanitarios, cosa que no es fácil en las Pitiusas.

Mejoras

Con el anuncio hecho público el viernes, tras la reunión del Consell de Govern, la Conselleria de Salut que dirige Patricia Gómez, da pasos para cumplir uno de sus compromisos en materia de mejora de los recursos sociosanitarios de la isla de Ibiza.

Buena falta hace porque la sanidad pitiusa no está a la altura de lo que los ciudadanos esperan, por más que los profesionales se esfuerzan en poner todo de su parte. Se trata de invertir recursos y gestionar correctamente los existentes. Y por unas cosas u otras, las carencias de la sanidad pública pitiusa deja bastante que desear. Ojalá tras la reforma del viejo Can Misses las cosas mejoren, aunque aún tardará bastante en notarse.