Las esculturas orgánicas de Ferran Aguiló se muestran en Es Polvorí

Arte

Valorar:
preload
De izquierda a derecha Juan Blanco, fotógrafo, Carles Fabregat, artista y escritor, Josefina Torres, pintora y periodista,Ferrán Aguiló, escultor, esposa de Ferrán Aguiló, Pep Tur, regidor de Cultura y Patrimonio del Ayuntamiento de Ibiza, Ricard Pérez, gerente Fundació Baleària y Mari Pau Ruiz, gestora del Casal de cultura de Can Gelabert en Binissalem, Mallorca.

De izquierda a derecha Juan Blanco, fotógrafo, Carles Fabregat, artista y escritor, Josefina Torres, pintora y periodista,Ferrán Aguiló, escultor, esposa de Ferrán Aguiló, Pep Tur, regidor de Cultura y Patrimonio del Ayuntamiento de Ibiza, Ricard Pérez, gerente Fundació Baleària y Mari Pau Ruiz, gestora del Casal de cultura de Can Gelabert en Binissalem, Mallorca.

12-11-2017

El escultor mallorquín Ferran Aguiló ha inaugurado en Es Polvorí de Dalt Vila, sala que gestiona la Fundación Baleària, una exposición de esculturas que se podrá contemplar hasta el próximo 29 de noviembre y a la que acudieron numerosos personajes de la cultura ibicenca de la isla como Gilbert Herreynz, Juan Blanco, Carles Fabregat, Júlia Ribas, Carles Guasch, Julia Fragua, Iolanda Bonet, entre otros y políticos como la consellera de Cultura, Participació i Esports del Govern balear, Fanny Tur; el concejal de Cultura i Patrimoni del Ayuntamiento de Ibiza, Pep Tur, y el gerente de la Fundació Baleària, Ricard Pérez.

Dicha muestra consta de quince esculturas de diversos tamaños realizadas en hierro entre los años 2010 y 2017.

El escultor comentó a PERIÓDICO de IBIZA Y FORMENTERA trabaja «con hierro oxidado porque es un material que tiene una historia y que ha vivido». Une piezas de hierro con soldadura clásica siguiendo las técnicas tradicionales.

Aguiló también señaló que «se siente atraído por las formas orgánicas, animales y minerales, por la estructura fractal de la naturaleza en donde se repiten unos patrones a diferentes escalas, tanto en lo micro como en lo macro, tanto en las células y seres microscópicos como en los planetas y el universo». Sus formas geométricas son simples, algunas recuerdan a fósiles o esqueletos de animales reales o imaginarios.

Una constante en su obra es el círculo que para él representa «la unicidad y la perfección, la forma que contiene el vacío y el tiempo cíclico».

«Es una obra muy intuitiva que va creando y desarrollando a medida que va trabajando y que no surge de un concepto predeterminado», apunta. Según la crítica de arte Bel Maria Galmés, «el arte de Ferran Aguiló no es mental, sino que apela a la conciencia. Desde la emoción invita a la reflexión, a demorarse: aquel demorarse que, en la experiencia estética, hace que nos conectemos con la eternidad, que nos da una cierta idea del mundo, la que cada cual quiera encontrar».

Ferran Aguiló, Palma de Mallorca 1957, es un escultor que desarrolla un lenguaje original y personal. Su obra transita tanto por las construcciones figurativas como abstractas utilizando materiales tradicionales y de desecho. 
Ha realizado numerosas exposiciones individuales y colectivas en Mallorca, en diferentes ciudades de la península y en Berlín y Ámsterdam y ha participado en varias ediciones de Arco.