Voleibol - Superliga

El mejor estreno posible

| | Ibiza |

Valorar:
preload
Varios jugadores del Ushuaïa Ibiza Vóley celebran un punto durante el partido de ayer en el pabellón de es Viver.

Varios jugadores del Ushuaïa Ibiza Vóley celebran un punto durante el partido de ayer en el pabellón de es Viver.

13-10-2018 | MOHAMED CHENDRI

Ushuaïa Ibiza: Elvis (7), Galdón (5), Salerno (10), Sugrañes (8), Tapia (6) y Del Carmen (5) –equipo inicial–, Fernández (líbero), Borges (2), Martín (1) y González (4).
UBE L’illa Grau: Kamenov (3), Prades (11), Carlos (4), Mora (6), Mata (4), Mabiala (8) –equipo inicial–, Blasco (líbero), Giménez, Toufik (1) y Costache.

Árbitros. María Gloria Souto y Enrique Romero.

Sets. 1-0, 25-16 (30’). 2-0, 25-23 (29’).3-0, 25-18 (28’).

Incidencias. Partido correspondiente a la primera jornada de la Superliga masculina, disputado en el pabellón de es Viver.

El Ushuaïa Ibiza Vóley hizo cumplir la lógica y se apuntó la victoria en el estreno de la temporada. El equipo que ahora dirige Piero Molducci se impuso por un contundente 3-0 al UBE L’illa Grau, que sólo metió presión en la segunda manga.

El primer set fue un auténtico paseo para los ibicencos, que nunca fueron por detrás en el marcador. El 3-0 de inicio parecía ser una declaración de intenciones. La reacción de los castellonenses, que empataron a siete, no fue más que un espejismo, porque sobre la pista sólo había un equipo y ése era el pitiuso.

En cuanto los locales se pusieron el mono de trabajo, se acabó la historia. Un parcial 7-1 obligó a los visitantes a pedir tiempo muerto (14-8), pero lo cierto es que no surtió el efecto esperado. De hecho, la ventaja del Ushuaïa Ibiza Vóley creció hasta los diez puntos (20-10). Finalmente, la manga se saldó con un 25-16 a favor de los de Piero Molducci.

El segundo set tuvo todo el suspense del que careció el anterior. Pese al 4-0 de inicio, una pájara del conjunto ibicenco permitió al Illa Grau remontar un 16-13 y ponerse por delante por primera vez en todo el partido (16-17), lo que hizo que el técnico local parase el partido. El 17-21 hacía temer lo peor, pero, tras el 19-22, llegó la remontada. Un parcial 6-1 permitió a los pitiusos hacerse con la manga y dejar grogui a su adversario.

El golpe fue tan duro de asimilar que sólo era cuestión de tiempo que los castellonenses besaran la lona. Al igual que el primer set, el Ushuaïa nunca llegó a ir por debajo el tercer set. El momento clave llegó con 9-8 en el electrónico. Cuatro puntos consecutivos de los locales metieron tierra de por medio (13-8) en una manga que se cerró por un claro 25-18, lo que permitió a los de Molducci debutar con victoria.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.