Waterpolo

Un problema que no tiene solución

El CN Sant Josep no podrá contar con más espacio a corto plazo

|

Valorar:
preload
Imagen de los jugadores del CN Sant Josep antes de la final balear.

Imagen de los jugadores del CN Sant Josep antes de la final balear.

01-01-2000 | ARCHIVO

«Nos encantaría poder darles más espacio porque son un orgullo para nosotros, pero la piscina es pública y no podemos quitársela a otra gente». Con esas palabras de Ana Ribas, concejala de Deportes de Sant Josep, se resume la situación a la que se enfrenta el Waterpolo Sant Josep.

El campeón balear está buscando una solución que les permita mejorar su capacidad de entrenamiento. El técnico josepí, Diego Barturen señaló: «Estamos buscando sitio para entrenar, porque en la piscina de Sant Josep tenemos poco espacio. Buscamos un complemento para seguir creciendo, porque, a día de hoy, en las dos o tres calles que entrenamos no se puede progresar mucho. Intentamos buscar una piscina para un par de días en la que poder tener situaciones reales de partido».

La situación preocupa a las autoridades ibicencas porque reconocen que a día de hoy no existe ninguna solución viable. «Ellos pueden entrenar, pero no podemos hacer nada por el espacio. La única opción sería cancelar las actividades de otros grupos. Eso es algo que no podemos hacer», explicó Ribas.

Sin la opción de Sant Josep, el club pensó en Raspallar, algo que a día de hoy tampoco es viable. El director de Deportes del Consell, Fernando Gómez explicó que la única posibilidad pasaría por contratar personal y ampliar el horario de la piscina, algo que actualmente no se podría llevar a cabo. «El problema es que no tenemos personal para abrir más horas. Nos encantaría poder contratar gente, pero si no se derogan varias leyes, estamos atados de pies y manos. El Consell tiene superávit y estaríamos encantados de poder dar esa solución, pero actualmente no se puede», aseguró.

Al igual que en Sant Josep, la piscina insular está a tope. «El volumen de usuarios copa las instalaciones. No podemos desvestir un santo para tapar otro. Los usuarios pagan por utilizar las instalaciones y no le podemos privar de ello. Es una pena porque el Sant Josep está haciendo las cosas muy bien y nos gustaría poder ayudarles», concluyó Gómez.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.