Opinión/Lucas Ramon Torres. Sacerdote

Decálogo

| Eivissa |

Valorar:

El 20 de junio último, en la plaza de San Pedro, para la audiencia general, el Papa Francisco empezó un nuevo ciclo de catequesis, sobre los mandamientos. “ En la Biblia nada es banal. EL texto no dice :” Dios pronunció estos mandamientos”, sino “ estas palabras”. La tradición hebrea dice el Papa, llamará siempre al Decálogo “ las diez palabras”. ¿ Que diferencia hay entre un mandamiento y una palabra?. El mandamiento es una comunicación que no requiere el diálogo. La palabra, sin embargo, es el medio esencial de la relación como diálogo.

Dios Padre crea por medio de su palabra, y su Hijo es la Palabra hecha carne. El amor se nutre de palabras, y lo mismo la educación, o la colaboración. Dos personas que no se aman no consiguen comunicar. Cuando uno habla a nuestro corazón, nuestra soledad termina. Recibe una palabra, se da la comunicación y los mandamientos son palabras de Dios: Dios se comunica en estas diez Palabras, y espera nuestra respuesta. Los mandamientos son el camino hacia la libertad, porque son la palabra del Padres que nos hace libres en este camino”.

El 4º Mandamiento dice: Honrarás a tu padre y a tu madre. Dios quiso que después de Él honrásemos a nuestros padres, a los que debemos la vida y que nos han transmitido sus buenos ejemplos y el conocimiento de Dios. Este cuarto mandamiento se dirige expresamente a los hijos en sus relaciones con sus padres.
Este mandamiento implica y sobreentiende los deberes de los padres, tutores, maestros, sacerdotes, jefes, magistrados, gobernantes, es decir, a todos los que ejercen una autoridad sobre otros o sobre una comunidad de personas.

Deberes de los padres: amor, respeto, buen ejemplo, educación, ser justos con todos sus hijos cuando los han de corregir. Deberes de los hijos: amor, respeto, obediencia, ayuda y asistencia si son ancianos o están enfermos, buena empatía, y hermosa armonía entre hermanos.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.