La Eivissa salvaje, desde el mar

| |

Valorar:
preload
Carlos y Juanjo Marí pusieron en marcha Portinatx charter en el año 2012.

Carlos y Juanjo Marí pusieron en marcha Portinatx charter en el año 2012.

27-08-2018 | DANIEL ESPINOSA

Los hermanos Juanjo y Carlos Marí Torres pasaron todos los veranos de su adolescencia en su pequeña embarcación familiar y dando tumbos con sus amigos de Portinatx, su localidad natal y la zona costera más al norte de la isla de Eivissa. Y con apenas 24 y 19 años, respectivamente, decidieron que su hobby también podía ser su medio de vida y pusieron en marcha Portinatx charter, la primera empresa de alquiler de barcos de la zona que, año tras año, consigue superarse y que numerosos turistas conozcan la escarpada costa de es Amunts desde el mar. “Hacemos lo que más nos gusta y estamos en casa, ¿qué más se puede pedir? Nuestra oficina es el mar”, asegura Juanjo, el hermano mayor de los empresarios.

La flota de barcos está amarrada en el Portitxol de Portinatx, un lugar con una extensa historia pesquera que hoy acoge a multitud de embarcaciones fondeadas gracias a su excelente ubicación al abrigo prácticamente de todos los vientos. Portinatx charter ofrece la posibilidad de alquilar pequeñas embarcaciones de entre 5 y 7 plazas sin necesidad de poseer ningún título náutico, pero también hay disponibles unas lanchas con más capacidad y de mayor potencia para quienes sí tengan el ‘titulín’ o el PER.

EXCURSIONES. No obstante, la joya de la corona de la flota de Portinatx charter es la Capelli 900 de 9 metros de eslora y 12 plazas con la que se llevan a cabo las excursiones guiadas. En este sentido, la empresa ofrece a sus clientes un recorrido por el litoral del norte de la isla de Eivissa, la zona más desconocida por el gran público debido a que no hay puertos deportivos cerca. Port de Sant Miquel, Benirràs, es Canaret, Cala Xarraca o Cala Xuclar son algunos de los puntos de interés por los que discurre la excursión. “Nosotros hemos navegado desde pequeños por estos lugares, nos sabemos todos los secretos y se los mostramos a la gente, aunque siempre nos guardamos alguno para nosotros”, destaca Juanjo Marí.

También existe la posibilidad de contemplar la puesta de sol desde el mar o de acercarse hasta el islote de es Vedrà e, incluso, hasta la isla de Formentera. Pero la que tiene mayor demanda es la de la vuelta completa a la isla de Eivissa, un recorrido que con paradas incluidas en los puntos de la costa más señalados se realiza en un tiempo máximo de seis horas. Estas excursiones incluyen patrón y un marinero, Charly. “Él es nuestro relaciones públicas”, indica Juanjo, quien añade que “nos caracterizamos por el buen trato con nuestros clientes y esto se evidencia en que la mayoría de ellos repite”, apunta. Desde Portinatx charter quieren dejar que no tienen nada que ver con los party boats que se organizan en otros puntos del litoral pitiuso. “Aquí navegamos con tranquilidad y explicando dónde nos encontramos en cada momento”, relata Juanjo.

CLIENTES. Después cinco intensas temporadas, en la de 2018 Portinatx charter ha renovado su flota este verano y ha apostado por unas embarcaciones con mayores prestaciones. A pesar de que la temporada turística está siendo irregular en cuanto a llegada de turistas en los meses de julio y agosto en Eivissa, Juanjo Marí asegura que su negocio va viento en popa: “Cada año nos estamos superando”.

La mayoría de clientes que solicitan los servicios de Portinatx charter son holandeses, suizos, belgas, franceses y españoles alojados en los establecimientos hoteleros cercanos de Portinatx o en viviendas turísticas del municipio de Sant Joan de Labritja, aunque también han recibido la visita de turistas de la otra punta de la isla. “Tenemos muchos clientes que repiten experiencia cada año y hay algunos que están en la isla una semana y vienen más de una vez en barco”, sostiene Juanjo.

A la hora de señalar el lugar que más sorprende a los clientes de Portinatx charter Juanjo Marí lo tiene muy claro: es Canaret. Esta cala, que desde hace muchas décadas es refugio de pequeños pescadores, es lo más parecido a una piscina en alta mar que uno pueda encontrarse en Eivissa y una zona ideal para pescar raors a partir de este fin de semana. “Nos dicen que es Canaret no tiene nada que envidiar a las playas cristalinas de Formentera, y es verdad”, apunta uno de los socios fundadores de Portinatx charter.

FUTURO. Portinatx charter funciona gracias a una concesión administrativa de la Demarcación de Costas, que permite el embarque y desembarque de pasajeros en el Potitxol de Portinatx a un número determinado de embarcaciones. Sin embargo, a los dueños de Portinatx charter les encantaría poder tener más lanchas “ya que existe una gran demanda”.

La zona norte de la isla de Eivissa es la única que no cuenta con ningún puerto deportivo. Una situación que a priori debería ser un hándicap para el negocio de Juanjo y Carlos Marí, pero que no les quita el sueño. “No hace falta más cemento, pero lo que sí nos vendría muy bien es una pequeña gasolinera”, asegura Juanjo.

Otra de las reivindicaciones de estos jóvenes emprendedores es la regulación y ordenación del fondeo en el Portitxol de Portinatx, donde las embarcaciones que están fondeadas sin control dificultan las maniobras de atraque y de salida a navegar tanto a los usuarios de Portinatx charter como a los pocos pescadores que todavía quedan en esta zona. “Si los ‘muertos’ se recolocaran, el impacto sería mucho menor y las lanchas no tendrían que ir haciendo zigzag para salir del puerto”, sentencia Juanjo Marí.