Paseando por nuestras calles

El primer historiador de la medicina en Balears

| | Eivissa |

Valorar:
preload
Arriba, imagen de la plaza Enric Fajarnés i Tur, en el barrio del Eixample de Vila presidida por una gran fuente. Foto: DANIEL ESPINOSA

Arriba, imagen de la plaza Enric Fajarnés i Tur, en el barrio del Eixample de Vila presidida por una gran fuente. Foto: DANIEL ESPINOSA

08-05-2017

Nacido en Ibiza el 18 de septiembre de 1858, Enric Fajarnés i Tur ha pasado a la historia como uno de los más reconocidos intelectuales de la historia de la isla en su papel de periodista, escritor, historiador, funcionario de correos o médico.

Hijo del teniente coronel de infantería valenciano Ramon Fajarnés Ferrer y de Josepa Tur Llaneres, se licenció en Medicina en la Universitat de Barcelona en 1880.

Una vez terminados los estudios, Fajarnés regresó a Ibiza donde ejerció durante unos años como médico forense, lo que le permitió conocer de primera mano la precaria situación de la sanidad en una época en las que las condiciones higiénicas en los hospitales eran precarias. Estos conocimientos le ayudaron también en 1885 llevar a cabo diferentes proyectos para mejorar el cementerio y el saneamiento del barrio de es Pratet como vocal de la junta municipal de Ibiza.

En 1881, ingresó como funcionario en el cuerpo de Correos, profesión que simultaneó durante un tiempo con la de médico. En este cuerpo llegó a ocupar destacados cargos a lo largo de su trayectoria profesional como director de Correos de Balears o director general en Madrid, puestos que le permitieron viajar por diferentes ciudades de España y de Europa y entrar en contacto con diferentes instituciones.

Enric Fajarnés i Tur es considerado además el primer historiador de la medicina de las Balears desde que en su juventud estudió la tuberculosis y la malaria, dos enfermedades que fueron frecuentes en la isla hasta la primera mitad del siglo XX. En Palma, ciudad en la que también ejerció como funcionario, se dedicó a estudiar estas plagas y a sumergirse en la historia de la medicina.

Su prestigio en este campo aumentó a lo largo de su vida, a medida que publicaba numerosos artículos y libros sobre la historia de la medicina, lo que le permitió formar parte de diferentes instituciones médicas y ser distinguido con la orden de Isabel la Católica.

El intelectual ibicenco también dedicó parte de su vida al periodismo y fue redactor en numerosos periódicos no solo de las Pitiusas sino también de Mallorca y Menorca.

En 1895 fue designado cronista del Ayuntamiento de Ibiza, ciudad a la que regresó tres décadas después cuando se jubiló. En 1934 murió a los 76 años de edad y, un año después, fue declarado Hijo Ilustre de la ciudad.

Plaza Enric Fajarnés i Tur

Estadísticas para estudiar la población

La estadística y la demografía fueron dos de las grandes pasiones de Enric Fajarnés i Tur, quien fue pionero en utilizar estas dos disciplinas para estudiar la población pitiusa desde el punto de vista científico.

A través de la información proporcionada por censos y patrones, el historiador se dedicó a definir las características demográficas y epidemiológicas de la población balear como los defectos físicos en la isla de Menorca, las muertes por accidente en Mallorca o los matrimonios consanguíneos en Ibiza.

Las estadísticas también le sirvieron para intentar encontrar las causas de las epidemias de algunas enfermedad y realizar algunas propuestas teóricas.

La figura de Fajarnés fue rememorada con motivo del 150 aniversario de su nacimiento y la edición del libro Enric Fajarnés i Tur, entre la història i la demografia, una biografía de Ernest Prats y Joana M. Pujades donde se recoge el legado del historiador ibicenco.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.