El museo de la decoración de lujo

| | Sant Josep de la Talaia |

Valorar:
preload
Un cocodrilo a tamaño real y, al fondo, un elefante rojo sentado.

Un cocodrilo a tamaño real y, al fondo, un elefante rojo sentado.

25-09-2018 | DANIEL ESPINOSA

Una familia de pingüinos gigantes, un tiranosaurus rex de seis metros y dos dragones de metal son las insólitas esculturas que dan la bienvenida en la entrada de La Maison de l’Elephant, un auténtico reclamo para los turistas que circulan por la carretera de Sant Josep de sa Talaia y que, atraídos por estas inmensas obras, no dudan en detenerse para sacarse una foto junto a estas criaturas y darse una vuelta por la nave que alberga la tienda de decoración más conocida de la isla de Eivissa.

Las piezas gigantes son quizás las más conocidas de la colección de ‘La Maison’, un auténtico museo de tres plantas y más de 3.000 metros cuadrados de exposición figuras y muebles de diseño vanguardista y étnico que decoran villas y hoteles de medio mundo.

En 1997, el diseñador de interiores francés Bruno Reymond abrió esta tienda en Eivissa. “El nombre viene porque desde que era un niño colecciono todo lo relacionado con los elefantes, es un animal que me fascina”, apunta Reymond, conocido por haber diseñado establecimientos como el Hotel Pacha, el Ushuaïa Ibiza Beach Hotel, la discoteca Amnesia o el Mellow Beach Club by Custo situado a los pies del Hotel W de Barcelona.

Su lema es ‘Happy people in the house’ (Gente feliz en la casa) y define su estilo como “ecléctico; me encantan las mezclas imposibles pero siempre intento buscar la personalidad el cliente y adaptarme al máximo para que en cada casa se respire felicidad y ese punto de locura”.

Entusiasta de la decoración y amante de su trabajo, Reymond ha conseguido que sus grandes mesas de madera, sus sofás extravagantes y sus animales a tamaño real decoren las casas más exclusivas de medio mundo con obras de marcas como Edra, Capellini, Gufram, Opinion Ciatti o Tom Dixon, pero también de su propia línea con creaciones propias.

Entre las piezas que ahora tiene expuestas destacan un bólido de Fórmula 1 hecho de metal, una torre Eiffel de cinco metros de madera o un cocodrilo blanco también metalizado. Figuras, estas últimas, que no están al alcance de todos los bolsillos.

No obstante, en ‘La Maison de l’Elephant’ también hay sitio para elementos decorativos de menor tamaño a los que cualquiera puede aspirar. “Tenemos una línea propia para adaptarnos a todos los públicos, queremos que el cliente esté feliz con el resultado”, señala Reymond.

ANIMALES. Sin duda, en este museo de la decoración de lujo el mundo animal tiene un protagonismo enorme. Jirafas, toda clase de simios, perros, pingüinos, elefantes, caballos, cocodrilos, avestruces o dragones forman parte del universo que Reymond ha creado en su establecimiento de Sant Jordi.

Una colección que los responsables de esta galería renuevan continuamente. Para los más cinéfilos, Bruno Reymond ofrece en ‘La Maison de l’Elephant’ estatuas de metal como el Predator de la película ‘Alien vs Predator’, el avatar de Neytiri Omaticaya del film ‘Avatar’ o la moto que Nicholas Cage conducía en ‘Ghost Rider’.

Los servicios de ‘La Maison de l’Elephant’ no terminan en la muestra de muebles y piezas de decoración, sino que también ofrecen sus servicios en proyectos arquitectónicos, reformas, alquiler de piezas para eventos, paisajismo y reforma de barcos.