Apocalíptico

| | Palma |

Valorar:

La tormenta perfecta que convirtió Sant Llorenç en una ratonera mortal fue tan letal que dejó muy poco margen de maniobra a los equipos de emergencia.

El cielo descargó con tal furia que los futuros debates políticos que se avecinan sobre si los torrentes estaban limpios quedan diluidos en una certeza: ningún pueblo mallorquín está preparado para recibir 230 litros de agua por metro cuadrado.

Otra cosa, en cambio, es que las predicciones meteorológicas y sobre todo el Govern alertaran a tiempo de lo que estaba llegando. Aclarar este punto es la clave. O lloverá sobre mojado.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

satan
Hace 11 días

una cosa es la furia de la naturaleza ....que es imprevisible... otra cosa es la irresponsabilidad de los políticos de turno....que por lo que parece esta situación les ha superado y no han puesto todos los medios a trabajar en las primeras horas.... parece ser que ahora si se pueden desplazar equipos ...y hace unas horas no se podía ....no es muy creíble ....

Valoración:0menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1