Las obras de la carretera de Santa Eulària sacan a la luz nuevos tesoros púnicos

| Eivissa |

Valorar:
preload
Un equipo de profesionales trabajja en la zona desde el mes de julio. Foto: Daniel Espinosa

Un equipo de profesionales trabajja en la zona desde el mes de julio. Foto: Daniel Espinosa

05-07-2018 | DANIEL ESPINOSA

Las obras de la carretera de Santa Eulària y la variante de Jesús han vuelto a sacar a la luz nuevos restos arqueológicos de la época púnica.

Durante las últimas semanas del pasado mes de agosto, los profesionales que trabajan en la zona descubrieron, a poco más de un metro de profundidad, un antiguo muro a la altura de Eiviss-Garden.

Tras su detección, el equipo profesional se propuso excavar los alrededores de la zona, hasta una longitud de 9 metros, apareciendo tras ella la totalidad del hallazgo, que por el momento mide, según la documentación, unos tres metros y medio de largo, unos 80 centímetros de ancho y 75 de alto.

El muro está formado por tallas toscas sobre piedra calcárea seca y en su base por bloques tallados sobre piedra viva.

La excavación de los alrededores del muro ha traído consigo el hallazgo de nuevas piezas que se suman a las ya recogidas anteriormente. Entre ellas destacan la aparición de un borde de ánfora y un borde de cocina ebusitana.

Según los arqueólogos, las características de las piezas y el muro apuntan cronológicamente a la época púnica clásica (siglo IV aC.). Además, entre las capas que cubrían el muro también se ha descubierto un pequeño resto de lo que los arqueólogos consideran un ánfora púnica-ebusitana fabricada entre los siglos VI y V aC, en la propia isla.

Estos son los últimos hallazgos arqueológicos que se han producido en las obras del desdoblamiento de la carretera de Santa Eulària y la nueva variante de Jesús desde que a principios del mes de julio aparecieran los primeros restos en la zona; zanjas de cultivo de viña y otras explotaciones agrarias o una tumba con restos destacan entre los primeros hallazgos, ubicados cronológicamente entre los siglos II aC y IV dC.

Desde entonces, un equipo de profesionales trabaja en la zona con el fin de recabar más material e información sobre estos restos en una labor que, en principio, no altera en exceso el calendario previsto de ejecución de las obras; de hecho, los hallazgos ya estaban previstos previamente a su inicio.

A lo largo de las semanas los efectivos desplazados a la zona han realizado continuos trabajos de excavación que han sacado a la luz nuevos vestigios agrícolas, restos de objetos y utensilios e, incluso, dos inscripciones romanas que han sido datadas en el Alto Imperio.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Jesus
Hace 17 días

A vosotros del PPeriodico os encanta que aparezcan restos que puedan retrasar la obra para depues poder acusar de mala planificacion y mil historias. Los restos os importan un pimiento.

Valoración:-1menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1