Sant Antoni reconoce ante los comerciantes el «error» de la intepretación de la ordenanza de comercio

| Eivissa |

Valorar:
preload
Los percheros no podrán sobrepasar los 1.40 metros de altura con la nueva ordenanza.

Los percheros no podrán sobrepasar los 1.40 metros de altura con la nueva ordenanza.

27-08-2018 | DANIEL ESPINOSA

La alarma saltó la semana pasada cuando agentes de la Policía Local de Sant Antoni patrullaban por los diferentes comercios avisando a los empresarios de que percheros y expositores ubicados dentro de la zona autorizada de ocupación de la vía pública no pueden exceder los 1,40 metros. La Asociación de Comerciantes de Sant Antoni solicitó urgentemente una reunión con el edil de Comerç, Joan Torres, y la responsable de Activitats i Urbanisme, Cristina Ribas. Esta reunión se produjo este pasado viernes y tanto Torres como Ribas reconocieron ante los comerciantes «en el error de intepretación del artículo de la Ordenanza que motivó la alarma y desconcierto en los comercios que fueron visitados», explicó el responsable de esta asociación, Joan Ribas Costa.

La polémica

En la mencionada ordenanza únicamente «los percheros no podrán exceder los 1,40 metros de altura. El resto de elementos no tienen limitada la altura». Se da la circunstancia de que el artículo 32, apartado 5 que ha motivado la polémica «es uno de los artículos a los que la Asociación presentó alegaciones dentro del plazo establecido para ello, antes de la aprobación definitiva de la Ordenanza por considerar que 1,40 metros no es altura suficiente para exponer como corresponde ciertas prendas textiles. Se presentaron alegaciones a seis puntos de la nueva ordenanza, pero no se aprobó ninguna de estas alegaciones», lamenta Joan Ribas. Recuerda, además, que en los cursos de marketing que dio el pasado invierno el Ayuntamiento de Sant Antoni con la colaboración del IDI se expuso «que la zona de venta denominada ‘caliente’ es la que comprende entre los 0,90 metros y los 1,60 metros de altura ya que permite hacerse con los artículos sin tener que agacharse y sin tener que estirarse. Basta con ver, por ejemplo, a qué altura se encuentran los chicles, chocolatinas, ofertas en las líneas de caja de los supermercados. Son artículos que nadie lleva escritos en la lista de la compra, pero que al tenerlos delante de los ojos mucha gente comprando».

La Asociación de Comerciantes de Sant Antoni pide al Ayuntamiento de la localidad que «si en algún momento hubiese que modificar algún artículo de la actual ordenanza se contase con la Asociación para que salga adelante con el mayor consenso posible. Escuchamos muchas veces por parte de diferentes políticos que el pequeño comercio del casco urbano es esencial, dinamizador y necesario para el día a día de los pueblos y ciudades, pero nos quedamos con la sensación de que no se llega a materializar dicha adulación».

Por último, los comerciantes destacaron la labor de la Policía Local de Sant Antoni y del equipo especial nocturno (ENEV) «ya que en los últimos meses se vienen realizando diversas actuaciones contra la venta ambulante, también de día en las playas, no lo suficientemente numerosas como sería deseable, pero demostrándose su necesidad ya que en todas las ocasiones se han incautado numeroso material destinado a la venta ilegal y siempre asociado a la venta de estupefacientes» y reiteraron que hace falta más presencia de la Policía Local y Guardia Civil «a pie de calle».

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.