OPINIÓN | Fermín Bocos

La hora de la verdad

|

Valorar:

Y de la montaña salió un ratón disfrazado. Carles Puigdemont, el presidente de la «Generalitat», decidió ayer dar apariencia de marcha atrás en el proceso de sedición encaminado a procurar la independencia de Cataluña. Aparentemente el proceso quedaba anclado en el limbo. En un discurso reescrito a resultas de las múltiples presiones recibidas desde dentro y fuera de España, Puigdemont, tras proclamar la independencia, anunció acto seguido, la suspensión de los efectos de la proclamación.

Una finta que perseguía abrir un período de diálogo con el Gobierno central. Es la conocida como «vía eslovena». Por el proceso seguido por aquel país balcánico en ocasión de la crisis que dio pie a la guerra primero a y la posterior independencia de los diversos territorios que formaban Yugoeslavia. Eslovenia consiguió que Europa reconociera su independencia pero aquél proceso se saldó con medio centenar de muertos.

Volviendo a la puesta en escena de Puigdemont, resulta que la historia tenía truco. Al tiempo que en el pleno se anunciaba la suspensión de la independencia que se acababa de proclamar, fuera ya del Hemiciclo, pero dentro del recinto del «Parlament», los diputados de Junts x Sí y la CUP firmaban un manifiesto a favor de la proclamación de la independencia. «Sostenella y no enmendalla» o relato para Franz Kafka.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Remei
Hace 11 días

Catalunya ÉS una nació!

Valoración:menosmas

anda ya
Hace 11 días

Eslovenia no era una comunidad, Cataluña si.

Valoración:2menosmas

Hay que leer
Hace 12 días

Eslovenia... sobrevive por que está en la UE, pero Cataluña no entraría., .o sea que Remei no cuela

Valoración:6menosmas

Remei
Hace 12 días

Esperem que la creació de la nova República de Catalunya no suposi la mort de ningú. El Govern català, recolzat pel poble, treballa per a què el diàleg sigui fructífer i el futur en llibertat

Valoración:-9menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1