Borrones y tachaduras

La culpa es de Sant Josep

| | Sant Josep |

Valorar:
preload
El alcalde de Sant Josep (derecha), atiende a los medios tras reunirse con los técnicos de Abaqua

El alcalde de Sant Josep (derecha), atiende a los medios tras reunirse con los técnicos de Abaqua

20-09-2018 | MARCELO SASTRE

Tirar balones fuera y pasarse el muerto unos a otros, finalmente el Ayuntamiento de Sant Josep ha asumido su responsabilidad. No ha quedado más remedio. Los episodios de vertidos fecales que tienen lugar cada vez que llueve con intensidad arrojan sobre los terrenos agrícolas del Prat d’en Fita una cantidad de porquería que arruina las cosechas y ahora también sabemos que el suelo e incluso los pozos. Es evidente que algo no funciona bien y que ha de solucionarse porque ya solo cabe hablar de un atentado medioambiental cada vez que precipita con fuerza.

Tras la reunión entre el Ayuntamiento de Sant Josep y Abaqua, que gestiona la depuradora, se ha determinado que el problema es municipal y que será el consistorio quien deberá ponerle solución. El alcalde Josep Marí ‘Agustinet’ avisó que no será fácil pero que se trabajará para averiguar qué produce esa aportación extraordinaria de aguas fecales en los colectores que hacen que se desborden.

Lo grave del asunto es que el consistorio tenía conocimiento de que esto se venía produciendo desde hace tiempo y nada se hizo entonces. Ha tenido que haber por en medio una denuncia en los juzgados para que se deje de mirar hacia otro lado y se busque una solución. Al menos ahora ya se sabe quién es la Administración responsable, por más que se intuía.

Adiós al chiringuito, pero hasta el verano que viene.

Ya no hay chiringuito en Cala Gració. Hace ya tiempo que despidieron a los empleados, que deben agradecer la situación al consistorio de Sant Antoni. Primero informó a favor de su instalación porque, como dijo Pablo Valdés, lo contrario hubiese sido prevaricar. Y luego, cuando una docena de personas de Prou! protestaron contra el quiosco, aseguraron que harían todo lo posible para que no funcionase.

Tuvieron éxito y el chiringuito ha sido desmantelado como estaba previsto que sucediese. Hemos tenido allí la caseta de madera pero no ha trabajado ni un solo día. Si alguien cree que eso saldrá gratis, no sabe lo que dice. Por de pronto, le buscan las cosquillas al alcalde, Josep Tur ‘Cires’, que deberá rendir cuentas ante el juez el mes que viene.

Lo alucinante es que el verano próximo la empresa volverá a montar el tinglado porque tienen autorización legal para ello y nadie se la ha revocado. ¿Qué hará entonces Sant Antoni? ¿Lo mismo que este año? ¡Qué despropósito!

Feliz domingo.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.