La tragedia tocó al Chapecoense a partir de un cambio obligado de vuelo

Colombia |

Valorar:
preload
Alan Ruschel

Miembros de la Clínica San Juan de Dios reciben hoy, martes 29 de noviembre de 2016 en La Ceja (Colombia), al jugador del equipo brasileño Chapecoense Alan Ruschel.

29-11-2016 | LUIS EDUARDO NORIEGA A.

La delegación del club Chapecoense debió cambiar sus plantes de vuelo a Colombia por una decisión de la autoridad de la aviación brasileña, que le impidió desplazarse a Medellín en un vuelo chárter, por lo que debió embarcar en un avión comercial que se estrelló este lunes por la noche poco antes de llegar a Medellín.

Cambiar de avión y partir desde Sao Paulo dos horas después de lo previsto por los directivos del club del estado sureño de Santa Catarina fue el comienzo de una tragedia cuya verdadera magnitud aún se desconoce, ya que las brigadas de rescate buscan llegar al lugar del accidente y han dado señales de encontrar supervivientes.

El club brasileño, clasificado hace ocho días para jugar la final de la Copa Sudamericana frente al Atlético Nacional colombiano pretendía viajar a Medellín en un vuelo fletado, que no fue autorizado por la Agencia de Aviación Civil (ANAC) de ese país.

Los directivos alteraron entonces la programación del 'Verdao del Oeste' e hicieron conexión a Colombia desde el Aeropuerto Internacional Viru Viru, en la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra en un vuelo de la aerolínea LaMia.

La aeronave tipo RJ85 y matrícula CP2933, con nueve tripulantes y 72 pasajeros era esperado en el Aeropuerto Internacional José María Córdova de Rionegro a la medianoche (05.00 GMT del martes).

Testigos y autoridades locales señalaron que el aparato se precipitó en el sector Cerro El Gordo del municipio de La Unión, en el Oriente del departamento de Antioquia, cuya capital es Medellín.

Comentar

* Campos obligatorios
Advertencia

Recuerde que usted es responsable de todo lo que escribe y que se revelarán a las autoridades públicas competentes y tribunales los datos que sean requeridos legalmente (nombre, e-mail, IP de su ordenador, así como información accesible a través de los sistemas).

De momento no hay comentarios.