Trump y el marketing

| Palma |

Valorar:

La victoria de Trump ha supuesto un fracaso del establishment de los medios de comunicación tradicionales y de la manera de utilizar el marketing, que tendrá consecuencias no solo políticas sino económicas.

Trump, prácticamente solo y en contra de todos los principios de estrategia política, a pesar de los medios de comunicación, excepto la cadena Fox y algunas radios, obtuvo, gracias a sus disparates, una cobertura en prensa, radio y televisión equivalente, según expertos, a dos mil millones de dólares. Las televisiones le prestaban atencion para obtener audiencia que atrajera a la publicidad. Su arma fue su cuenta de Twitter, en la que tiene más seguidores que la tirada conjunta de los periódicos nacionales americanos y en la que ha soltado desvaríos sin límite.

El fracaso de las encuestas, otra vez más, nos demuestra que los pueblos, y no solo el norteamericano, tienen deseos ocultos. Los expertos en comunicación querrán aprender de este fracaso, por lo que nos espera un sinfín de explicaciones a posteriori y radicales cambios en las estrategias de comunicación y de marketing.

La decadencia de la prensa escrita se acelerará y su intento de traspasar la publicidad a las ediciones digitales fracasará porque ya el 75% de la nueva publicidad digital va a parar a Google o Facebook. Por primera vez en la historia disminuirán los presupuestos dedicados a publicidad en televisión porque los cambios tecnológicos permiten bloquear anuncios y los expertos saben bien que las cifras de audiencia están hinchadas y que el treinta por ciento de los anuncios no los ven seres humanos, sino robots.

Los millenials no quieren publicidad, prefieren ver Netflix y otras cadenas que no la tienen; el spot de treinta segundos no vale para Instagram. Los publicitarios van a tener un duro trabajo. La campaña del brexit se hizo sin agencia, basada en spots creados por un voluntario de 25 años y un magnífico eslogan “take back control” ideado por el propio jefe de la campaña.

Todos los principios de marketing tradicional están en entredicho. A Trump le surgirán muchos imitadores. Se abre una nueva era en la que tendremos que olvidarnos de todo lo aprendido.

Comentar

* Campos obligatorios
Advertencia

Recuerde que usted es responsable de todo lo que escribe y que se revelarán a las autoridades públicas competentes y tribunales los datos que sean requeridos legalmente (nombre, e-mail, IP de su ordenador, así como información accesible a través de los sistemas).

De momento no hay comentarios.